LOS 144.000

Alguien dijo que muchos son los llamados y pocos los escogidos. Efectivamente, creo que hay muchos que se quedan por el camino pero nadie nos escoge, somos nosotros los que nos quedamos o seguimos hacia las estrellas.

Hay tantas cosas que se nos oponen, tantas barreras que hay que saltar, tantas cuerdas que hay que cortar…. que no podemos parar de alimentarnos a nivel de la consciencia. En cuanto dejamos de estar atentos, de auto observarnos, de ser responsables de nosotros mismos, de ser coherentes en pensamientos, palabras y obras, esa gran nube oscura de la mecanicidad volverá a envolvernos deseosa de turbar nuestros sentidos y absorbernos en su manto de adormidera. Por ello, lo mismo que necesitamos alimentar el cuerpo que nos contiene, también la consciencia precisa de su alimento para gozar de buena salud, recuperar la capacidad de asombro como un niño pequeño que mira las cosas por primera vez, la naturalidad con que vuela un pájaro, la inocencia de un corazón limpio y la sabiduría que nace del Espíritu.

Cuando uno empieza a creer que lo sabe todo, cuando los paradigmas y arquetipos no son renovados, reciclados y vueltos a renovar, cuando el corazón se endurezca, cuando la rutina nos aplaste, cuando la somnolencia nos abrume, cuando la mediocridad se instale… estamos necesitando de un choque consciente para vencer esa inercia y que la Magia vuelva a nuestras vidas.

mensajerodelaluz.com
No te olvides de compartir en todas las redes que puedas, para que esta información llegue al mayor número de personas:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.